SU APARENTE FRAGILIDAD SÓLO REHUSABA LA MONOTONÍA